6 MOTIVOS PARA IR DE CAMPAMENTOS

Se acerca una época del año en la que los peques disponen de gran cantidad de tiempo libre para relajarse y disfrutar. Los campamentos de verano son un gran recurso de ocio y tiempo libre para que nuestros pequeños disfruten y aprendan. 

Los campamentos de verano son una gran opción y recurso, para aquellos que no disponen del tiempo para dedicar a los peques, o simplemente, porque queremos que los pequeños disfruten de una experiencia diferente. Este tipo de actividades aportan multitud de beneficios a quien las disfruta, pero, ¿cuáles son?

 

1. Desarrollo de las habilidades sociales

Durante los días que dura el campamento, todos los niños y niñas viven en comunidad, de forma que sus habilidades de convivencia y comunicación interpersonal van a experimentar un desarrollo muy importante. Desde el equipo de profesionales siempre se potencia el diálogo, comportamientos cívicos y convivenciales, la solidaridad, absoluta tolerancia, la resolución de conflictos, etc.

 

2. Respeto al medio natural

La naturaleza no se nos ha dado, sino que ella nos permite disfrutarla, pues ella siempre ha estado ahí, mucho antes de que nosotros existiéramos. Muchas veces nos encontramos con que los niños y niñas no han tenido demasiado contacto con el medio natural. La ciudad, sus tempos y ritmo diario impide que podamos disfrutar del entorno natural de forma pausada. Así, uno de nuestros objetivos primordiales es transmitir y educar en el respeto hacia nuestro  entorno, en este caso el medio natural. Es importante que los pequeños sean capaces de entender que todo lo que somos, todo lo que tenemos, es gracias a ella, y que si no la respetamos, entendemos y cuidamos, acabamos con nosotros mismos.

 

3. Desarrollo de la autonomía personal

Los campamentos de verano son ideales para que nuestros pequeños y pequeñas aprendan lo que es la responsabilidad. Sobre todo respecto a sus enseres personales. Bien es cierto que, muy probablemente, el primer año vuelvan a casa con dos pares de calcetines (de los 12 pares con los que llegó), pero en su segundo año vuelve con todos y cada uno. Es muy bueno que asuman la responsabilidad de sus cosas, esto enriquece enormemente su nivel de autonomía, no sólo durante el campamento, también para enfrentarse a diversas situaciones futuras.

 

4. Diversión

No podemos dejar este punto, uno de los más importante. Porque sí, en un campamento se desarrollan las habilidades sociales, responsabilidad, autonomía, respeto por la naturaleza, etc. Pero el objetivo básico es pasarlo en grande!!! Las niñas y niños necesitan tener actividades, juegos y talleres que les motiven y lo pasen muy bien.

 

5. Generar una experiencia a largo plazo

Muchos de los que trabajamos en campamentos somos resultado de una infancia llena de experiencias en campamentos. Por eso, no sólo es que queramos generar experiencias a largo plazo, es que queremos devolver todo lo que nosotros recibimos en su día, cuando éramos pequeños. Queremos que todos lo que vienen de campamentos vivan algo tan intenso que te lleva a guardarlo en una parte de tu memoria para siempre. Estos sentimientos y experiencias se recuerdan siempre, es algo que sabemos bien y que tenemos muy en cuenta a la hora de trabajar.

 

 

6. Desconexión Digital

Los campamentos de verano tienen un alto porcentaje de terapia. Durante esos días se produce un abandono, casi total, de las tecnologías como forma de entretenimiento. La naturaleza, los juegos clásicos, correr, reír, saltar, caminar, adivinar, etc, pasan a ser los protagonistas de las actividades de nuestros y nuestras acampadas. Nuestra experiencia nos deja ver que a medida que avanzan los días recuerdan menos, o nada, la existencia de la tecnología, prefiriendo jugar con personas de carne y hueso.

 

 

Podríamos realizar un gran listado de ventajas y beneficios que aporta un campamento, pero sólo si se vive se entiende.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.